Mal de altura, prevención y tratamiento

Escrito por:

Artículo de Actualidad

Mal de altura, prevención y tratamiento

No tenemos que subir la cara sur del Annapurna o del Everest para sufrir el mal de altura, quien hace senderismo o trekking a varios de miles de metros sobre el nivel del mar puede ser afectado.

El mal de altura puede darse de tres formas diferentes, las dos últimas pueden girar fatales:

  • Mal de altura agudo, es la versión más suave, más común.
  • Edema cerebral de altitud, es cuando el cerebro comienza a hincharse.
  • Edema pulmonar de altura, es cuando los pulmones comienza a llenarse de líquido.

En este post vamos a dejaros una visión general del mal de altura, para un conocimiento más profundo debes consultar a un médico o realizar un curso impartido por un instructor certificado.

Causas del mal de altura

Cuando sientas los síntomas del mal de altura, nuestro cuerpo está reaccionando a recibir menos oxígeno, que hay en el aire «más fino» que existe en altitudes más altas, para que el cuerpo lo utilice.

¿Por qué es el aire «más fino»?

A altitudes más altas, la presión del aire es más baja, esta baja presión significa que se reduce el número de todas las moléculas que componen cada bocanada de aire, incluyendo las moléculas de oxígeno.

Normalmente, se dice que a 2.500 metros de altura es donde la reducción del consumo de oxígeno puede causar los síntomas. Igualmente de importante es la altitud de la ciudad donde vives, porque nuestro cuerpo se ha adaptado al nivel de oxígeno disponible de allí.

A una altura de 2.500 metros, un residente en una localidad a nivel del mar, probablemente será más afectada que un persona que vive en una localidad a 2.000 metros de altura. Además, los habitantes de localidades a nivel de mar, pueden experimentar síntomas en elevaciones más bajas.

Síntomas y tratamientos de mal de altura

Aunque varían los síntomas y su progresión, la mejor solución es llevar a la persona a una altura menor.

Síntomas de mal de altura agudo

Un dolor de cabeza, tanto constante como con punzadas, es un signo delator de que tienes mal de altura agudo. Las víctimas también estos síntomas después como:

  • Náuseas y vómitos.
  • Fatiga
  • Sueño
  • Pérdida de apetito
  • Dificultad para dormir

Tratamiento: La buena noticias es que el cuerpo se puede curar por sí mismo. Tienes que darle tiempo suficiente a nuestro cuerpo, para adaptarse a una mayor altitud. Debemos descender a la última altitud que se durmió sin síntomas de sensación de altura. Debe quedarse allí hasta que se sienta mejor.

Síntomas de edema cerebral de altitud

Éste se presenta inicialmente como una severa forma de síntomas de mal de altura agudo. Las pistas que el edema cerebral ha comenzado son confusión y alteración del equilibrio. Debes buscar los siguientes signos:

  • No puede caminar en línea recta.
  • No se puede balancear con un pie.

Tratamiento: Una persona diagnosticada debe ser acompañado a una altura menor, la resolución completa de los síntomas es poco probable que desaparezcan simplemente descendiendo de altura, por lo que debes de ir al médico tan pronto como puedas.

Síntomas de edema pulmonar de altura

Este síntoma puede ser o no ser precedido por mal de altura agudo o de edema cerebral de altitud. Sus síntomas iniciales son dificultad para respirar acompañada de una tos seca. Los signos que siguen son los siguientes:

  • Empeoramiento de la dificultad para respirar .
  • Fatiga e incapacidad para ejercer uno mismo.
  • Tos húmeda.

Tratamiento: Para prevenir el encharcamiento de nuestros pulmones, una víctima de edema pulmonar de altura debe llevarse a una elevación más baja inmediatamente y sin tratamiento, puede causar un colapso y morir, por lo que debemos llevar a la persona al médico.

Tratamiento del mal de altura

El tratamiento para el mal de altura, no lo vamos a decir en este post, ya que sería una imprudencia por nuestra parte, por lo que el mejor tratamiento es acudir a un centro de médico para que nos vea un médico.

El único consejo que vamos a decir, es bajar de altura y acudir al médico.

Prevención del mal de altura

La gestión de altitud y de ascenso es clave para evitar el mal de altura. Si haces esto con eficacia, nuestro cuerpo puede ajustar su fisiología a la altura.

Aclimatación

Si le damos a nuestro cuerpo un tiempo para adaptarnos a la altura, es menor la probabilidad de sufrir alguno de los síntomas del mal de altura. Nuestro cuerpo acelera el ritmo cardíaco y la respiración, y nuestra sangre desarrollará cantidades más alta de lo normal de glóbulos rojos. El resto de las células pueden cambiar lentamente también, para que utilicen el oxígeno más eficientemente.

Si te das por lo menos dos días para llegar a una altura desde los 2.500 metros a 3.000 metros y luego limitar las ascensiones diarias a 300 metros, nuestro cuerpo tendrá una mejor oportunidad para adaptarnos. Tenga en cuenta, que la altitud para dormir es clave, podemos subir más alto en un día mientras vuelves a dormir a una elevación distinta, que sea dentro de este límite.

Podemos adaptarnos más rápidamente a la altura que la regla anterior o más lentamente. La edad, la complexión física, entre otros factores, pueden hacer esto. Pero sobre todo tómate tu tiempo y escucha a tu cuerpo.

Tómate tu tiempo y escucha a tu cuerpo

Foto de portada: Imagen de Marjon Besteman-Horn en Pixabay


¿Te ha gustado este post?, puedes visitar al resto de post de nuestros blog y también puedes ver nuestras rutas, que seguro que hay algo más de tu interés.

Además puedes hacer suscriptor, en el lateral, y recibir semanalmente nuestro boletín de noticias con artículos sobre material, consejos, opinión y rutas.

También puedes patrocinar nuestras rutas y poner tu establecimiento en nuestras recomendaciones.

Te recomendamos