Geocaching con niños

Escrito por:

Artículo de Actualidad

Geocaching con niños

El geocaching es una actividad ideal para hacer actividad en la naturaleza en familia y para enseñar a nuestros niños acerca de las maravillas qué tenemos. Es un juego que consiste en una búsqueda del tesoro con tecnología, que nos pueden ayudar a involucrar a los niños en el mundo natural.

En este post procuraremos dar unas nociones básicas para empezar.

¿Qué es el Geocaching?

Si queremos ser simples la definición corta podría ser: «Un juego que usa equipos tecnológicos para buscar un tuperware que alguien ha escondido en el bosque».

La definición más correcta es la siguiente: «Geocaching utiliza receptores GPS para encontrar cachés ocultos en su zona o en el medio natural».

Los cachés son los contenedores de diferentes tamaños que son camuflados para integrarse en el entorno, en su interior habrá como mínimo un libro de registro para firmar, en los más grandes pueden contener varios objetos para intercambiarlo.

¿Cómo comienzo?

Lo ideal es buscar los cachés de su área. En geocaching.com puedes encontrar los más de dos millones de caches que hay activos en todo el mundo, lo que nos hace que seguramente haya varios cerca de nosotros.

Algunos de estos caches son muy fáciles de encontrar, mientras que otros nos pueden requerir una larga caminata, a fin de comprobar los niveles de dificultar del terreno tendremos que visitar la web antes de ir, una dificultad y la calificación del terreno de una estrella es lo necesario para que un niño pequeño pueda jugar.

Los tamaños del caché también se dan en la web, por lo que si el niño quiere encontrar e intercambiar algún tesoro, debemos seleccionar un caché que sea de tamaño normal o grande.

¿Qué debo llevar?

Para ir a la caza de algún cache debemos ir preparados como para cualquier actividad en el medio natural, es decir, debemos ir con ropa cómoda y con algo de comida y sobre todo agua.

Para encontrar un cache, tendremos que introducir sus coordenadas en un receptor GPS de mano o descargarnos la app de geocaching para nuestro smartphone.

Los caches a menudo contienen pequeños artículos o baratijas, la regla de geocaching es que si toma algo del caché, debe sustituirlo por algo de igual o mayor valor. Así que debemos llevar una variedad de artículos para que los niños puedan intercambiarlos.

Muchos cachés los podemos encontrar en lugares oscuros, por lo que debemos llevar una linterna y un palo de senderismo. También como tendremos que firmar el libro de registro en el caché para demostrar que lo hemos encontrado nos debemos llevar un lapiz o un bolígrafo.

En busca del caché

Si sabemos cómo funciona un receptor GPS y sobre todo lo que nos está mostrando aumentará en gran medida nuestras posibilidades de encontrar un caché.

Podremos buscarlo también con la aplicación para los móviles que tenemos pero también con un mapa y una brújula.

Consejo: «Cuando estemos con el receptor GPS debemos ir mirando que tenemos a nuestro alrededor, para que no tengamos un accidente».

La mayoría de los receptores GPS de mano tienen una precisión de unos mas menos 5 metros, por lo que cuando estemos cerca del caché, debemos dejarlo y empezar a buscarlo por los aldedores.

Localizando el caché, consejos

Lo primero es buscar lugares probables y objetos que parecen fuera de lugar (pilas de palos, piedras, …). También debemos recordar el tamaño del caché, lo hemos visto en geocaching.com, allí también podemos encontrar una pista. Tómate tu tiempo y se paciente.

Los cachés pueden estar ocultos en lugares que albergan otras criaturas, así que debemos enseñar a los niños a mirar primero el lugar antes de mover nada, ya que el entusiasmo de ellos les puede causar una mala pasada.

Aseguraros que no modifican el lugar donde se encuentra el caché, si lo hacen intenta dejarlo lo más igual que lo encontraste.

Más información:

SIN RASTRO DE NUESTRO PASO

CONSEJOS PARA UN SENDERISTA RESPONSABLE

Una vez que encuentre un caché

¡Felicidades! ¡has encontrado un caché!, pero ¿ahora qué?

Primero debes coger algo del caché si queremos y remplazarlo, acuérdate que tiene que ser de igual o mayor valor que lo que te lleves. Después escribe en el libro de registro.

Puedes mirar a través del registro para ver quién lo ha firmado. Algunas personas no cambian nada, y eso no está mal. Cuando hayas terminado vuelve a cerrar el caché y escóndelo en el mismo sitio que lo encontraste. No deje marcadores para que el próximo geocacher, que es como se llaman a los buscadores de cachés, lo encuentre y evita la tentación de cambiarlo de sitio.

También es un buen momento para practicar el plogging, es decir, recoger la basura que nos encontramos en los alrededores y tirarla en el contenedor más próximo.

Más información:

PLOGGING, ¿QUÉ ES?

Una vez que estemos de vuelta en casa, vamos a geocaching.com y debemos escribir en el registro para que el propietario del cache sepa que lo encontró. Hágale saber el estado del caché, sus experiencias y cualquier operación que realicemos, esto puede ser una experiencia de escritura creativa para los niños.

Después podemos ir a buscar nuestro próximo caché, y el siguiente, … HUMM, parece adictivo, ¿no crees? después de encontrar varios cachés en nuestra área, podemos estar listos para ocultar nuestros propios cachés.

Ocultando su primera caché

Muchos niños realmente disfrutan creando y ocultando sus propios caches, para ello debemos seguir las instrucciones proporcionadas por geocaching.com para asegurarnos que lo hacemos bien.

  1. ¿Será fácil de llegar? Debemos mirar si está cerca de carreteras o de zona de alto tráfico, si hay una fuerte posibilidad de que alguien pueda tropezar con él. Busque un lugar que va tomar un poco de tiempo para llegar o camuflarlo en el ambiente.
  2. ¿Será fácil de encontrar? Si es demasiado visible un transeúnte lo podría detectar. Si lo hace difícil, asegúrate de incluir consejos y pistas.
  3. ¿Será en terreno privado o público? Si lo coloca en terreno privado, debes tener el permiso de la propiedad. Si lo hace en un lugar público manténgase alejado de zonas arqueológicas y hábitats sensibles.
  4. Considere el impacto qué harán los geocachers harán en la zona.
  5. ¿Le gustaría ir allí? Algunos cachés los han colocados detrás de contenedores de basura, cuando lo coloque preguntase ¿realmente disfrutaría con la búsqueda?
  6. Revise las directrices en geocaching.com antes de colocarlo.
  7. Revise las ubicaciones de otros cachés de la zona, deben de está al menos a 100 metros de distancia.
  8. Vas a ser el último responsable del caché, por lo que asegúrate que conoce las normas de la zona donde lo vas a colocar.

El geocaching puede ser una actividad muy divertida para realizar en familia. Utilice la búsqueda de caché para introducir a los niños en nuevos lugares, nuevas actividades y/o la historia natural de nuestra área.

Más información:

¿CÓMO EMPEZAR CON EL GEOCACHING?

Foto de la portada: Imagen de Settergren en Pixabay


¿Te ha gustado este post?, puedes visitar al resto de post de nuestros blog y también puedes ver nuestras rutas, que seguro que hay algo más de tu interés.

Además puedes hacer suscriptor, en el lateral, y recibir semanalmente nuestro boletín de noticias con artículos sobre material, consejos, opinión y rutas.

También puedes patrocinar nuestras rutas y poner tu establecimiento en nuestras recomendaciones.

Te recomendamos