Cortijo El Caserío

Majadales de Roche S/N

Conil de la Frontera

Fotos y contacto

Contacto

956232677
info@cortijoelcaserio.com

Información

Este edificio del siglo XIX está situado en el pinar de Roche, a tan solo 5 km de Conil de la Frontera. Dispone de una piscina al aire libre y ofrece habitaciones con aire acondicionado y conexión Wi-Fi gratuita.

Las habitaciones del Cortijo El Caserío, de estilo rústico, tienen el suelo de terracota y las paredes encaladas. Todas están equipadas con TV, nevera y baño privado.

El Cortijo cuenta con una cocina a disposición de los huéspedes. También ofrece un salón con chimenea, TV y juegos de mesa.

Desde el Cortijo El Caserío podrá llegar a las playas de Roche en 8 minutos en coche. El hotel ofrece fácil acceso a la autovía A-48 y queda a 30 minutos de Cádiz en coche. Hay aparcamiento gratuito en el establecimiento.

Tipo de alojamiento

Alojamiento rural

Nº de Habitaciones

10 habitaciones

Precio aprox. (persona/día)

Desde 48 €

Mapa

¡¡Descubre todo lo que nos encontramos en los alrededores!!

Cortijo El Caserío

Rutas dificultad fácil

Rutas dificultad media

Rutas dificultad difícil

Rutas dificultad muy difícil

Lugares de interés

Rutas cercanas

Camino del Grullo

(Cádiz)

Camino del Grullo 17,84 km 4:45 horas Media

Calas de Conil

(Cádiz)

calas de conil 1,92 km 0:30 horas Baja

Pinares de Roche y Torre del Puerco

(Cádiz)

6,29 km 1:35 horas Baja

Calas de Roche – Faro de Conil – Río Roche

(Cádiz)

4,28 km 1:05 horas Baja

Pinares de Roche

(Cádiz)

Pinares de Roche 10,11 km 2:40 horas Baja

Lugares de interés

Puerta de la Villa de Conil

Conil de la Frontera (Cádiz)

La Puerta de la Villa es uno de los accesos principales que han llegado a nuestros días del antiguo recinto amurallado de Conil. Construida a principios del siglo XVI, aquí comenzaba el camino que dirigía a Vejer de la Frontera. De dos plantas, desde ella se iniciaba el itinerario de los pasillos de vigilancia que recorrían todo el recinto amurallado. La construcción data del año 1502, cuando el Duque Don Juan de Guzmán mandó cercar la villa con murallas. Se llevó a cabo por el peligro que suponía para los vecinos estar tan cerca del mar, por la presencia de enemigos en la costa y por la piratería. El aspecto actual es fruto de unas obras de remodelación realizadas a mediados del siglo XVIII.

Centro Cultural Santa Catalina de Conil

Conil de la Frontera (Cádiz)

Entre las muchas cosas que ver en Conil de la Frontera, te recomendamos el Centro Cultural Santa Catalina. Se trata de un espacio de interés turístico-cultural que alberga una sala de exposiciones y otros eventos. El edificio, antigua iglesia del siglo XVI, se restauró completamente a finales del siglo XIX. Además, esta intervención lo dotó de un estilo arquitectónico poco definido, mezcla de neogótico y neomudéjar. Esto fue fruto de la corriente eclepticista de la época y preludio del modernismo que se acercaba.

La Chanca

Conil de la Frontera (Cádiz)

La Chanca es, sin duda, uno de los monumentos más emblemáticos de Conil de la Frontera. Se construyó a mediados del siglo XVI. En su amplia superficie se elaboraba y conservaba el atún, aunque también se utilizaba para guardar las artes de pesca, barcas y material en las épocas en las que no estaba operativa la almadraba. Este complejo amurallado ha sido clave para el desarrollo de la ciudad. Cabe destacar que, junto con la de Zahara de los Atunes, fue durante siglos una de las grandes almadrabas históricas de la provincia.

Torre de Guzmán

Conil de la Frontera (Cádiz)

La Torre de Guzmán es uno de monumentos históricos más importantes de Conil de la Frontera. Prueba de ello es el hecho de ser el elemento principal del escudo de la villa. Construida a principios del siglo XIV por Alonso Pérez de Guzmán, “Guzmán el Bueno”, es de estilo gótico. Fue el elemento sobre el que se vertebró la expansión urbanística de la ciudad. A sus pies se creó la Plaza Mayor, actualmente denominada Plaza de Santa Catalina, que albergaba los principales edificios del municipio. Estos eran la Iglesia Parroquial de Santa Catalina, las Casas del Cabildo, la Escuela de Gramática y las casas principales de los sirvientes y criados de la casa ducal. Este rincón ha sido escenario de todos los acontecimientos de la vida pública de la villa hasta mitad del siglo XIX.