Consejos para caminar con frío: Lesiones y enfermedades

Consejos para caminar con frío: Lesiones y enfermedades

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:Consejos
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios
Compartir

Durante las dos últimas semanas hemos escritos dos posto dando consejos sobre cómo caminar con frío, en el primero de ellos hablamos de la vestimenta y del material que necesitamos, en el segundo os comentamos de la importancia de hidratarnos y alimentarnos correctamente para evitar problemas, en este tercer post vamos a escribir de las lesiones y enfermedades que nos pueden pasar cuando caminamos con frío.

Ver más:

Consejos para caminar con frío: Ropa y equipo

Consejos para caminar con frío: Alimentación e hidratación

Las principales preocupaciones de salud mientras caminamos con un clima frío, son la congelación y la hipotermia.

Congelación

Las partes de nuestro cuerpo más comunes que nos podemos encontrar con congelación son los dedos, tanto de las manos como de los pies, las orejas y la nariz.

Podemos encontrarnos tres tipos de congelación, la leve, la superficial y la extrema, las tres pueden verse iguales mientras están congelados la parte de nuestro cuerpo, y puede ser muy difícil saber cuanto de extrema es la congelación de nuestra piel hasta después de que se haya descongelado.

Los signos de congenlación que nos podemos encontrar es que la piel está fría, cerosa y pálida, podemos sentir hormigueo, entumecimiento o dolor en el área afectada. Nuestra piel puede sentirse suave si está parcialmente congelada o dura si está congelada completamente. Después de la descongelación, a menudo se forman ampollas, si la congelación es superficial o extrema.

El tratamiento para la congelación, si es leve, puede tratarse cubriendo nuestra piel expuesta y tomando tiempo para calentar el área afectada. Si es en los dedos de las manos, podemos colocar los dedos entre las axilas y si es en los dedos de los pies sobre la barriga (que normalmente está caliente) de un compañero de aventuras, estas dos pueden ser dos técnicas efectivas. No debemos frotar la piel fría y no debemos colocarla bajo agua caliente porque el tejido es muy suscectible al daño.

Si nos encontramos con ampollas es probable que tengamos una congelación superficial o profunda, si es así debemos acudir al médico lo antes posible.

Después de descongelar, debemos tener mucho cuidado de no volver a congelar esa zona.

Hipotermia

La hipotermia es el resultado de que la temperatura de nuestro cuerpo baja más de lo normal. Algunas personas creen que la hipotermia solamente ocurre cuando hace mucho frío, pero una lluvia fría o un baño en un río de montaña, pueden ser suficientes para causarla.

La hipotermia debe tomarse muy en serio ya que puede poner nuestra vida en peligo.

Si la hipotermia es leve, podemos encontrarnos que tengamos temblores, torpeza leve (por ejemlo, nos cuesta subir una cremallera), estamos lento en los pensamientos, podemos tener confusión y cambios de humor.

Si es moderada, tendremos temblores intensos, cambios en el estado mental (irritabilidad, olvidos). Si la hipotermia que tenemos es severa, el temblor que tenemos puede deternerse debido al agotamiento de nuestra energía, tenemos un mayor deterioro de nuestro estado mental (desorientación, comportamiento irracional), el pulso puede incluso a desaparecer.

Si alguien sufre alguna hipotermia, debemos intentar llevar al individuo al interior de un refugio o a algún lugar resguardado, es decir, debemos alejarnos de lo que nos está causando el frío, como la nieve, lluvia o viento. Cuando tenga la ropa mojada debemos cambiársela por ropa seca, debemos dar a la persona agua y alimentos para que tenga suficiente energía para que la persona pueda temblar, ya que ésta es la forma que tiene nuestro cuerpo para producir más calor.

Con el tratamiento adecuado, los que sufran una hipotermia leve, pueden recuperarse y continuar con la ruta, pero si es moderada o grave debemos evacuarlos lo más rápido posible para ser tratados correctamente.

Prevención

Tenemos que cuidarnos para evitar la congelación y la hipotermia, además de nuestro equipo, vestimenta, alimentación e hidratación correcta, debemos mantenernos abrigado, ya que si nos vestimos correctamente podemos mantener una temperatura cómoda, si vemos que alguna parte de nuestro cuerpo se enfrían, párate y calientelos, no siga que después vienen los problemas.

Por último, cuida de tus compañeros de ruta, vigílelos, pregúntales, y si ves algún signo pararse e intenten solucionarlo.

Foto de portada: Imagen de MireXa en Pixabay


¿Te ha gustado este post?, puedes visitar al resto de post de nuestros blog y también puedes ver nuestras rutas, que seguro que hay algo más de tu interés.

Además puedes hacer suscriptor, en el lateral, y recibir semanalmente nuestro boletín de noticias con artículos sobre material, consejos, opinión y rutas.

También puedes patrocinar nuestras rutas y poner tu establecimiento en nuestras recomendaciones.

Deja una respuesta