Cuando estamos haciendo un trekking y tenemos que acampar debemos tener cuidado donde dejaremos nuestra comida. Ratones, ardillas y otros roedores pueden roer nuestra tienda de campaña o nuestra mochila para llegar a lo que hemos dejado en su interior.

Nosotros tenemos la responsabilidad de evitar que los animales salvajes puedan conseguir cualquier alimento humano, estos alteran su dieta natural y los hace dependientes de las personas y pueden llegar a convertirse en una amenaza para la seguridad. Creo que todos recordamos las tropelías del oso Yogui y de cómo conseguía las cestas de los campistas.

Además de evitar problemas con los animales, debemos mirar por nuestra salud y nuestro disfrute, ya que una correcta manipulación de los alimentos nos puede evitar el pasar más tiempo en caminando y no parados ya que tenemos un problema intestinal.

Almacenamiento de los alimentos

Cuando estemos acampados o simplemente hemos hecho una parada para refrescarnos, beber o comer algo, debemos mantener los alimentos y otros artículos aromáticos, como los de nuestra higiene personal, alejado de los animales. Estos son algunos consejos generales:

Si hemos decidido dormir en un camping o en un refugio lo ideal es asegurar nuestra comida dentro de un edificio o un coche, tanto de día como de noche, así evitaremos que los animales nos la toquen.

Si vamos dormir esta noche en una zona controlada de acampada o vivaqueando, podemos optar por varias opciones como son el cerrarlos en un recipiente hermético de rosca, los americanos lo llaman “bear canister”, traducido sería bote antioso, o colgar la comida de la rama de un árbol.

Bote hermético

Normalmente son cilindros de plástico duro que tienen una tapa que se enrosca, hay algunos de estos botes que necesitan de una moneda o de un destornillador para abrirlos. Es fácil de encajar en nuestra mochila y los hay de diferentes tamaños.

Los animales rara vez consiguen abrir estos botes, por lo que podemos dejarlos en el suelo. Tienen como contra que suelen ser voluminosos que nos quitan espacio en nuestra mochila.

Colgar los alimentos

Creo que esto sabemos todos como hacerlo, debemos colocar nuestra comida dentro de una bolsa y colocarla en una rama de un árbol a una altura sobre los dos metros de altura del suelo. Tenemos que tener en cuenta que tenemos que dejar también una distancia de la rama a la bolsa.

Es la opción más fácil, ya que solamente necesitamos una cuerda y una bolsa, que nos puede servir por ejemplo la bolsa del saco de dormir o de la tienda de campaña.

Manipulación de alimentos

Cuando estamos haciendo un trekking la última cosa que nos gusta hacer es pasar todo el tiempo buscando la forma de cómo cagar en el campo, para ello debemos saber las tres formas más comunes que podemos tener problemas de salud debido a una inadecuada manipulación de alimentos.

Imagen de StockSnap en Pixabay

Transmisión de patógenos después de “ir al baño”.

Después de “ir al baño” debemos lavarnos las manos muy bien con agua y jabón, podemos utilizar una desinfectante alcohólico que venden hoy en día. Si después de lavarlas vamos a secarlas, utilizaremos una toalla o trapo diferente de la que vayamos a secar nuestros platos.

Cuando vayamos a cocinar, debemos lavarnos las manos siempre. Si vamos a compartir algo de comida que viene en una bolsa, por ejemplo un paquete de patatas, debemos evitar cogerlas dentro de la bolsa, debemos echarlas en nuestras manos, así evitamos que lleguen unas manos sin lavar en una bolsa de comida.

Mantenimiento de alimentos frescos

Uno de los grandes problemas que nos podemos encontrar cuando estemos haciendo un trekking es el mantenimiento de alimentos frescos, sobre todo la carne, sobre todo si no vamos a pasar una localidad o no vamos a dormir en un refugio o camping.

Como no vamos a ir cargado de una nevera portátil, aunque hay algunas pequeñas de tela que nos pueden ayudar en estos menesteres, os hago una serie de consejos que nos pueden ayudar:

Si no queremos usar la carne fresca, tenemos opciones para tomarla, como liofilizada, ahumada, curada, en lata, … De todos modos si optamos por usarla en crudo, una buena idea es llevarla en trozos pequeños, así evitamos ensuciar más, si después la tenemos que cortar.

Como en casa tenemos que tener especial cuidado a la hora de manipular carne cruda, después de cortarla debemos cocinarla e inmediatamente lavar los utensilios que hemos utilizado, tabla de cortar, cuchillo y las manos con agua y jabón, siempre antes de tocar otra cosa. Nunca debemos cortar verduras u otros productos sobre una superficie que tiene residuos de carne cruda. Toda la envoltura de la carne tiene que ir inmediatamente a la bolsa de basura.

Últimos consejos

Por último, quiero daros una serie de consejos que nos vendrán bien a la hora de que cocinemos en nuestro trekking:

Foto de la portada: Henning Sørby en Pixabay


¿Te ha gustado este post?, puedes visitar al resto de post de nuestros blog y también puedes ver nuestras rutas, que seguro que hay algo más de tu interés.

Además puedes hacer suscriptor, en el lateral, y recibir semanalmente nuestro boletín de noticias con artículos sobre material, consejos, opinión y rutas.

También puedes patrocinar nuestras rutas y poner tu establecimiento en nuestras recomendaciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *