14 consejos para acampar en invierno

Escrito por:

Artículo de Consejos

14 consejos para acampar en invierno

Hace una semana publicamos un post sobre “conceptos básicos para acampar en invierno”, en el que os hablamos sobre cómo debemos acampar, la instalación de la tienda, y el equipo esencial para acampar en invierno, hoy os vamos a dejar una lista de consejos para acampar en invierno.

Más información:

Conceptos básicos para acampar en invierno

1. Alimentación para calentarnos

Uno de los puntos más importantes para acampar en invierno es la alimentación que tenemos que comer, tenemos que comer alimentos, nuestro cuerpo genera calor a medida que digiere los alimentos, por lo que si sentimos frío debemos intentar comer algo. Antes de acostarnos, tomaremos un pequeño refrigerio para mantener nuestro metabolismo en marcha, además podemos tener una barra de chocolate o de cereales cerca por si tenemos frío en el medio de la noche.

2. Más aislamiento en el suelo

Debemos colocar capas impermeables entre los aislantes para agregar un poco de aislamiento extra adicional al suelo frío.

3. Usa tu aislante de espuma

Nuestro aislante de espuma nos puede servir más que para dormir, podemos usarlo para sentarnos, tanto para descansar o para cuando estemos preparando nuestra comida, nos ayudará a mantenernos un poco más cálido y seco.

4. Llena el espacio del suelo de nuestra tienda

Si cuando nos acostamos tenemos un montón de espacio vacío dentro de nuestra tienda dificultará el calentamiento del espacio interior. Meta su mochila y otros equipos dentro, evita los objetos afilados que puedan rasgar nuestra tienda, como crampones o piolets, y colócalos a su alrededor en el piso de tu tienda para que actúen como aislamiento contra el suelo frío.

5. Haz ejercicio antes de acostarse

Meternos en el saco de dormir frío es una forma segura de temblar durante la noche, haz saltos, trota en el lugar, …, cuando tu corazón lata con fuerza y te sientas caliente, métete en tu saco de dormir y ciérralo bien.

6. Orina cuando lo necesites

Al vaciar nuestra vejiga, nuestro cuerpo necesita un poco menos de energía para mantenernos caliente. Si la idea de salir de nuestro cálido saco  en medio de la noche nos parece insoportable, podemos utilizar una botella.

7. Llena una botella con agua caliente

Puedes crear un pequeño calentador que dure toda la noche, hirviendo un litro de agua y poniéndola en nuestra cantimplora, cuidado con el material de nuestra botella, ya que si es de metal podemos calentarla demasiado y quemarnos. Cierre muy bien la tapa y asegúrate que no gotee y métela dentro de nuestro saco de dormir. Ponernos la botella cerca de nuestra barriga o entre nuestras piernas nos calentará, pero tenga cuidado, la botella inicialmente estará bastante caliente.

8. Meta sus botas dentro de la tienda

Si pones tus botas dentro de la tienda, las mantendrás unos grados más caliente que si las dejas fuera, esto lo hará un poco más agradable al ponernosla por la mañana.

9. Duerma con ropa limpia

Con el tiempo los aceite corporales, el sudor y la suciedad pueden privar a nuestro saco de su poder aislante, cuando nos vayamos a meter en el saco, es conveniente cambiarnos de ropa y de calcetines.

10. Usa tu cuerpo como secadora

Si nuestros guantes o calcetines se han mojado, podemos colocarlos sobre la capa base a la altura de los hombros, en las axilas o metidos en la cintura de los pantalones, donde el calor de nuestro cuerpo los secará.

11. Guarda las botellas boca abajo

El agua se congela de arriba hacia abajo, por lo que al guardar las botellas boca abajo, es menos probable que las tapas de las botellas se congelen. Asegúrate que los tapones estén bien cerradas y que no goteen.

12. Las baterías bien cargadas

Siempre es importante que tengamos las baterías cargadas, pero las noches de invierno son largas, así que tenemos que asegurarnos que las luces de nuestro frontal, el GPS y el móvil estén nuevas o completamente cargadas y siempre lleve extras.

13. La electrónica caliente

Las temperaturas frías pueden agotar la energía de la batería, cuando no esté en uso debemos guardar el frontal, el móvil, el gps y/o las baterías de repuesto dentro de nuestro saco de dormir, o en un bolsillo cerca de nuestro cuerpo.

14. Asegura tu campamento

Antes de irnos a dormir, asegúrate de que todo que pueda salir volando, arrastrado o enterrado por la nieve o por el viento está guardado y seguro.

Foto de la portada: Imagen de Pexels en Pixabay


¿Te ha gustado este post?, puedes visitar al resto de post de nuestros blog y también puedes ver nuestras rutas, que seguro que hay algo más de tu interés.

Además puedes hacer suscriptor, en el lateral, y recibir semanalmente nuestro boletín de noticias con artículos sobre material, consejos, opinión y rutas.

También puedes patrocinar nuestras rutas y poner tu establecimiento en nuestras recomendaciones.

Temas:

Te recomendamos