Turismo responsable: Carreras de animales

Escrito por:

Artículo de Actualidad

Turismo responsable: Carreras de animales

Normalmente cuando hablamos de carreras de animales se nos viene a la cabeza las carreras de caballo o de galgos, pero no solamente en eso, existen carreras de búfalos, camellos o avestruces, por ejemplo.

Cuando los caballos tienen que saltar obstáculos, es corriente que haya caídas, lesiones, fracturas graves e incluso muerte de animales.

También existe evidencia de que algunos de los métodos de entrenamiento son severos y que se utilizan en ocasiones tratamientos para mejorar el rendimiento de los caballos, es decir, dopping, como el uso de drogas, estimulación eléctrica, látigos, …, como se podría esperar cuando están en juego grandes cantidades de dinero, porque estas actividades suelen estar relacionadas con las apuestas. Los animales que no rinden lo suficiente son desechados y la mayoría de ellos son sacrificados.

Carreras de caballos

Como en toda actividad en la que alguien se quiere lucrar, en las carreras de caballos, su bienestar no es una prioridad. Los individuos escogidos son sometidos a un duro entrenamiento hasta los cuatro o seis años, cuando llega el momento que no sirven para esta industria y son descartados. Sin embargo, la longevidad media de los caballos suele estar de media en los treinta años. Muy pocos de estos animales suelen tener un retiro dignos y sufre secuelas física y psicológicas por haber pasado por entrenamientos, maltratos y duras competiciones.

Los caballos suelen pasar 16 horas pastando, normalmente en la naturaleza, y su sistema digestivo está adaptado para ello, sin embargo, a los caballos de competición se les suministra una dieta altamente energética solamente dos veces al día, por lo que más del 90% de estos caballos padecen úlceras gástricas.

El excesivo ejercicio a que son forzados estos animales y la fatiga a la que llegan, en muchas ocasiones extrema, provoca que muchos de ellos sufran hemorragias pulmonares y debilidad y dolores óseos.

En muchas ocasiones se les suministran fuertes medicamentos para que puedan seguir corriendo sin que sus lesiones afecten a su velocidad. Asimismo, si estos tienen lesiones que les impidan seguir compitiendo en carreras, lo más probable es que los animales sean sacrificados, les lleven al matadero o los vendan muy baratos.

Cada año mueren cientos de caballos en las carreras, como resultado de caídas fatales, graves fracturas, la mayoría de patas, columna y hombros, ataques de corazón o por una reducción de su rendimiento que les hace dejar de ser viables comercialmente por sus dueños.

Durante las carreras, los caballos suelen pasar mucho estrés, tanto físico como psicológico, y así lo corroboran diversos estudios científicos de bienestar animal.

Este articulo está basado sobre el dossier de turismo responsable de la FAADA.


¿Te ha gustado este post?, puedes visitar al resto de post de nuestros blog y también puedes ver nuestras rutas, que seguro que hay algo más de tu interés.

Además puedes hacer suscriptor, en el lateral, y recibir semanalmente nuestro boletín de noticias con artículos sobre material, consejos, opinión y rutas.

También puedes patrocinar nuestras rutas y poner tu establecimiento en nuestras recomendaciones.

Te recomendamos
También te puede interesar