La segunda capa

Escrito por:

Artículo de Material

La segunda capa

Hace un par de semanas dedicamos un post a la primera capa, también hemos hablado de la teoría de las tres capas en el post de la «ropa en el senderismo«. Hoy escribimos sobre la importancia de la segunda capa y de las prendas más comunes que podemos utilizar para esta.

Cuando estamos haciendo una ruta en invierno o hace frío, tener una prenda de segunda capa es importante para mantenernos caliente. Actualmente las prendas de segunda capa están listas para mantener una buena temperatura de nuestro cuerpo y además ofrecen una buena transpirabilidad.

Cuando vayamos a comprar una segunda capa las marcas de ropa las dividen en tres tipos de prendas, los forros polares, chaquetas con rellenos y las chaquetas softshell.

Desde su invento los forros polares han sido los reyes de esta segunda capa.

Forros polares

Normalmente los forros polares están realizados con PET, un plástico que conocemos sobre todo ya que es utilizado en las botellas de plástico. Normalmente las marcas utilizan Polartec como fibra.

En su principio los forros polares fueron utilizados como sustitutos de los jerseys de lana.

El material de los forros polares no está patentado por lo que podemos encontrarnos con múltiples forros polares con diferentes calidades.

Normalmente los forros polares se fabrican en diferentes gramajes (100, 200, 300, 400,…), que a más gramaje más capacidad calorífica tienen, sin embargo, las marcas de ropa de montaña están restringiendo el uso de los de más gramaje en ropa técnica por nuevos materiales que hacen prendas y combinaciones más ágiles.

Micropolares

Los micropolares o polares 100, están en el intermedio entre la primera y la segunda capa, pero son muy utilizados por su relación peso/calor muy alto. Además son muy transpirables, ligeros y flexibles que nos dan una gran libertad de movimientos.

Chaquetas rellenas de fibra o pluma

Estas chaquetas rellenas podemos utilizarlas tanto de segunda capa cuando el frío sea intenso o de tercera.

Este tipo de chaquetas son muy ligeras y mantienen el poder calorífico de los forros polares. Además estas chaquetas además de protegernos del frío nos protegen del viento.

Este tipo de chaquetas se están mejorando día a día como es el caso de las chaquetas de North Face, que con su sistema Ventrix. Este sistema de chaquetas tiene un relleno de fibras que tiene unos microporos que se abren o se cierren según la intensidad del momento.

Softshell

Los softshell se inventaron con la intención de usar una segunda capa sin la tercera.

Este tipo de chaqueta es muy polivalente, la ligereza de estas chaquetas se combinan con una buena transpirabilidad y con un secado bastante rápido.

Además nos protege del viento y de una lluvia o nieve ligera. Muchos la utilizan como tercera capa, o como capa 2,5, ya que utilizan una primera capa y un micropolar de segunda capa y encima una chaqueta softshell.

La combinación más usada es la de softshell con una tercera capa ultraligera que se lleva en la mochila para casos de urgencias.

Foto de portada: Pixabay


¿Te ha gustado este post?, puedes visitar al resto de post de nuestros blog y también puedes ver nuestras rutas, que seguro que hay algo más de tu interés.

Además puedes hacer suscriptor, en el lateral, y recibir semanalmente nuestro boletín de noticias con artículos sobre material, consejos, opinión y rutas.

También puedes patrocinar nuestras rutas y poner tu establecimiento en nuestras recomendaciones.

Te recomendamos