La ropa en el senderismo

Escrito por:

Artículo de Material

La ropa en el senderismo

Uno de los objetivos que tenemos que buscar cuando hacemos una ruta de senderismo, en la montaña o en la naturaleza, al elegir nuestra vestimenta es mantener nuestro cuerpo seco, pero sobre todo abrigado.

El senderismo es una actividad que podemos realizarlo en muchos ambientes y climas, y en distintas épocas del año.

Mantenernos secos es un objetivo que debemos cumplir independientemente del clima en el que estemos. Estar abrigado es muy importante en inviernos y en zonas que predominen las temperaturas bajas, aunque debemos procurar no enfriarnos en cualquier lugar y época del año.

Para ello, la recomendación que hacemos desde caminando por aquí, es seguir la teoría de las tres capas. Las tres capas serían:

  • Una capa seca, la llamada segunda piel.
  • Una capa caliente, de abrigo.
  • Una capa de protección.

Así conseguimos tener nuestra temperatura corporal estable, lo cual es un requisito de confort indispensable para la práctica del senderismo.

Protegernos del calor, del frío, del viento o de la lluvia, también los que vivimos en la zona sur de Andalucía lo sufrimos mucho, protegernos de nuestro sudor, de las rozaduras, de las ramas que nos tocan en nuestras rutas, o de las piedras es sencillo combinando estas tres capas.

La teoría de las tres capas

La primera capa debe ser transpirable, se recomienda que sea 100% de materiales sintéticos, lo que quiero decir es que las camisetas de algodón están totalmente prohibidas. El porqué es muy sencillo, al hacer senderismo sudamos, y mucho, por lo que una capa transpirable permite que el sudor pase al exterior y se seca rápidamente, lo que nos aporta mucha más comodidad. Si sudamos y la temperatura es baja, nuestra segunda piel no transpira bien, la sensación de frío aumenta drásticamente.

Para que la evacuación del sudor sea buena, se recomienda que sean lo más ajustada al cuerpo posible.

Las prendas de esta capa, pueden ser térmicas, lo que nos ayudará a la segunda capa, pero no es un requisito importante, a menos que vayamos a tener unas temperaturas muy bajas en la ruta.

Podemos encontrar en el mercado camisetas, mallas e incluso guantes interiores, que pueden servirnos como primera capa para las distintas partes de nuestro cuerpo.

La segunda capa, nos proporciona abrigo. Con esta capa evitamos que el calor que produce nuestro cuerpo se escape. Normalmente lo recomendado para este cometido es las chaquetas polares para la parte superior del cuerpo.

Según el clima y las temperaturas en las que vayamos a enfrentarnos en la ruta, la capa puede resultar más necesaria o menos.

No debemos olvidar que al practicar senderismo, que las condiciones climáticas pueden cambiar en un corto período de tiempo.

Las prendas que forman de esta segunda capa, deben ser transpirables y favorecer la evacuación del sudor, pero manteniendo sus propiedades aislantes aun estando mojadas.

La lana y las fibras sintéticas, son apropiadas para este cometido. La lana retiene más el calor, y las fibras sintéticas se secan más rápido.

Dentro de la ropa que puedes ser de la segunda capa podemos encontrar en el mercado desde forros polares hasta pantalones de senderismo, pasando por guantes, calcetines, …

Finalmente, tenemos la tercera capa, que es la que sirve para protegernos del exterior. Esta capa nos evita que la lluvia, por ejemplo, nos penetre dentro del cuerpo, pero también necesitamos que sea transpirable.

En esta tercera capa, podemos encontrar en el mercado prendas como chaquetas y pantalones con membrana impermeable, cortavientos, …

Un chubasquero común, puede protegernos de la lluvia, pero al no ser transpirable puede condensar y no dejar evacuar la humedad producida por nosotros y que nuestro propio sudor nos empape por dentro.

En las buenas prendas de la tercera capa, no solo el tejido debe incorporar una membrana de calidad, sino que las costuras y las cremalleras deben ser estancas.

Los cortavientos, nos protegen muy bien del viento, pero no suelen ser impermeables. Suelen ser mucho más transpirables y pueden estar muy indicados sino se va a hacer frente a la lluvia o a la nieve.

Existen incluso prendas que son un híbrido entre forro polar y cortavientos.

Para finalizar deciros que si solamente empleamos un tipo de prenda, nuestra protección será dificente y por ende nuestro confort. Cuando hacemos una ruta, llevamos una mochila para transportar distintas cosa, es muy recomendable disponer siempre las tres capas, pudiendo emplearlas en función de las circunstancias de cada momento y si no deben llevarse puestas, al menos tenerlas en la mochila.

Deja un comentario