Características de un saco de dormir

Escrito por:

Artículo de Material

Características de un saco de dormir

El saco de dormir, va a ser el elemento que nos permite pasar una noche al aire libre, haciendo que la temperatura de nuestro cuerpo se mantenga en entre los límites necesarios para conseguir un buen sueño y podamos descansar para poder continuar con nuestra actividad al día siguiente con las fuerzas.

Lo primero que tenemos que conocer es que el calor que se genera dentro del saco es el propio calor que nosotros generamos cuando estamos dentro de él. Es más la única función del saco de dormir es mantener ese calor y evitar que se pierda, por lo que no hay sacos que generen calor, ni unos sacos mas calientes que otros, el calor lo das tú.

Cómo se pierde el calor

Para la perdida del calor pueden pasar cuatro fenómenos, estos son la evaporación, la humedad que transpira nuestro cuerpo debe salir al exterior lo más rápido posible porque si se queda en el interior nos enfriamos reduciendo la temperatura del saco, la radiación, cuanto más bajo es la temperatura exterior más calor irradiamos nosotros, por eso el saco debe proteger para evitar que ese calor se escape del mismo, la conducción, dos cuerpos en contacto se traspasan calor hasta que queden igualados, para evitar el traspaso del suelo al cuerpo y viceversa un buen aislante es muy importante, y por último la convección, ya que el aire caliente tiende a escaparse y dejar su lugar al aire frío, de ahí que las aperturas del saco sea un punto importan de perdida de calor de su interior.

Ya sabemos el funcionamiento del saco y cuales son los problemas que tenemos que combatir para evitar la perdida de calor sobre todo en invierno y en lugares fríos.

Material de relleno o aislante

Este es el punto más importante a la hora de elegir un saco de dormir, este material tiene que adaptarse a nuestras necesidades y va a tener una gran importancia en el precio final del mismo. El relleno crea una capa de aire en el interior que es la responsable de mantener el calor del interior, a mayor capa de aire, mayor será la retención del mismo.

Podemos encontrar tres grandes grupos de sacos según su material de relleno:

Plumón / pluma

Al tratarse de un producto natural, su rendimiento es indiscutible, es el que ofrece mayor retención de calor, mayor ligereza y una mayor compresión. Pero tienen el inconveniente de que nos los que tienen un mayor coste y su tiempo de secado es más largo.

Normalmente los sacos no están compuestos de un 100% de plumón, si no que se mezclan con plumas y otros tipos de filamentos que le hacen perder calidad, a mayor cantidad de plumón mayor es la efectividad del mismo. Esta relación viene expresada de la manera XX/YY, en la XX nos indica la cantidad de plumón que tiene y YY la cantidad de pluma u otros filamentos. Es muy importante tener en cuenta este valor a la hora de comprar un saco.

Con respecto al tipo de plumón, lo puede haber de oca o de ganso, ambos con el mismo tipo de rendimiento pero con diferentes china como máximo (más adelante hablaremos de ello).

Podemos encontrar tres grupos de sacos según el material de relleno, como son el plumón, la fibra sintética y el algodón. Explicamos a continuación las ventajas e inconvenientes de cada uno de ellos.

Fibra sintética

Es un producto no natural, pero ya con un rendimiento muy parecido al de plumón. Normalmente esta fabricado con fibra de poliéster. Su mayor ventaja es el coste y su rápido tiempo de secado pero en contra tiene su mayor peso y su peor compresión. Normalmente cada fabricante tiene su propia fibra sintética, por lo que cuando vayamos a comprar un saco lo mejor es analizar la que vamos a mirar.

Algodón

Estos son muy pesados y cuando se apelmazan son muy difíciles de descompactar, aunque tienen una buena capacidad e absorción de la humedad que generamos por la transpiración. No son muy recomendables, excepto si vamos a hacer camping.

Cantidad de relleno

Esto es lo que va a fijar la capacidad de retención del calor del saco. Cuanto más es la cantidad de relleno, mayor será la temperatura que será capaz de retener en su interior. Esta característica irá siempre en concordancia según el tipo de relleno que hemos visto.

Peso

Este es un aspecto a tener en cuenta cuando vamos a tener que cargar con él en nuestras mochilas, viene sobre todo dado por la cantidad de relleno que posea el saco, aunque también hay que sumarle los tejidos exteriores, cremalleras, saco de compresión, …

Tabicado

Esto se refiere a la distribución del material de relleno a lo largo del saco, los tabicados tienen en común dividir el saco en pequeñas zonas separadas unas de otras. Esto se hace para que el relleno no se amontone en un mismo sitio y quede distribuido uniformemente. Muchos tabiques o asimétricos son señal de un cuidado diseño y rendimiento.

Capacidad de inflado

Esta capacidad se refiera a cuanto se expande el relleno interior, es decir, a cuanto de grande será la capa de aire que se forma y que evita la pérdida de calor.

El plumón, esta capacidad se mide en cuins (cubic inches o pulgadas cúbicas), y cuanto mayor sea ésta mayor será la capacidad de inflado. Aquí encontramos tres tipos:

  • Calidad pobre: hasta 500 cuins
  • Calidad media: entre 500 y 700 cuins
  • Calidad alta: más de 700 cuins

El plumón de oca rara vez para de los 650 cuins y el de ganso puede llegar hasta los 900 cuins.

El saco de fibra sintética no utiliza esta medida debido a que el material no posee capacidad de inflado.

Material exterior

Un tejido muy fino es obviamente más ligero pero suele ser menos resistentes, por lo que tenemos que tener más cuidado. Suele ser poco resistente a la humedad, pero sin embargo el secado es más rápido y permite una mejor evaporación.

El gramaje de un tejido se mide en DENIERS, que es la masa en gramos por cada 9.000 metros de fibra, y normalmente viene indicado con un número seguido de una D.

Capacidad de compresión y volumen

Esta capacidad mide cuanto se reduce el material del relleno, esto junto a la compresión del resto de materiales, determinan el volumen del saco. Esto es importante a la hora de transportarlo en el interior de una mochila. El plumón es mucho más compresible que la fibra sintética.

Dimensiones.

Un saco grande hará que exista una capa de aire en su interior mayor y por tanto con costará más trabajo calentarla, pero si es demasiado estrecho no nos permitirá movernos libremente.

Forma

Podemos encontrar dos tipos de sacos, los de momia y los rectangulares. Los de momia su forma se adapta al cuerpo, desde las rodillas para abajo es más estrecho, con el fin de tener menos volumen de aire para calentar. Esta es la forma más eficaz ya que pesa menos, ocupa menos y normalmente tiene mejor aislamiento.

Los de forma rectangular, son más espaciosos y confortables para zonas muy cálidas, pero no es recomendables en noches frías.

Cremalleras

Estas tienen que ser resistentes a las tensiones, la suciedad, el desgaste y el frío. Es un punto débil en la construcción del saco ya que supone un punto importante de la pérdida de calor. Lo ideal es que se pueda abrir en dos direcciones para poder ventilarlo, así como desde los dos lados.

Capucha

Según sea la estación en la que vayamos a utilizar el saco, tiene diferentes capullas, mientras que las capuchas de verano son amplias y abiertas, las de invierno suelen ser más ajustadas para que no se permita la entrada de aire.

Collarín

Esta se situa a la altura del cuello, justo debajo de la capucha, su función es iómpedir que entre aire en el saco y perder calor, sobre todo en la espalda.

Rango de temperaturas

Todos los sacos tienen que mostrar en tu etiquetaje, según la norma EN13537 cuatro temperaturas, la temperatura máxima superior, que es la que un hombre puede dormir sin sudar con la capucha abierta y los brazos fuera, la temperatura de confort, que es la que una mujer puede dormir confortablemente en un aposición relajada, la temperatura límite que es la que un hombre puede dormir acurrucado toda la noche sin despertarse, y la temperatura extrema que es la que una mujer puede aguantar hasta 6 horas sin peligro de hipotermia.

Para esta clasificación se considera un hombre y una mujer, de 1,73 m y 73 kg y de 1,60 m y 60 kg respectivamente.

¿Te ha gustado este post?, puedes visitar al resto de post de nuestros blog y también puedes ver nuestras rutas, que seguro que hay algo más de tu interés.

Además puedes hacer suscriptor, en el lateral, y recibir semanalmente nuestro boletín de noticias con artículos sobre material, consejos, opinión y rutas.

También puedes patrocinar nuestras rutas y poner tu establecimiento en nuestras recomendaciones.

Te recomendamos
También te puede interesar

Deja un comentario