El calzado de senderismo: Requisitos

Escrito por:

Artículo de Material

El calzado de senderismo: Requisitos

En el mercado actual hay una gran variedad de calzado adecuado para la práctica del senderismo, casi tantos como terrenos o tipos de rutas que podemos encontrarnos. Hay rutas de varios días, por un terreno fácil, como puede ser el Camino de Santiago, que el 90% del camino es bueno, otras rutas que tienen terreno pedregoso, o que de media o alta montaña. También podemos encontrarnos rutas muy fáciles por terrenos más fáciles todavía.

No es lo mismo hacer una ruta por un terreno pedregoso que por asfalto o terreno compactado.

Para el senderismo podemos elegir botas, semibotas, o zapatillas, con o sin membrana transpirable, impermeable o no, …

Ahora también está de moda los zapatos de trail running, que tienen una buena adherencia y son cómodos.

Lo que nos complica la elección de nuestro calzado además de la variedad de material es también el tipo de ruta. No es lo mismo elegir una bota de caña alta si las rutas que hacemos normalmente son fáciles, o al contrario. Aquí intentaremos aclarar las dudas.

La elección del calzado dependerá de muchos factores externos, como es el tipo de actividad, no es lo mismo un calzado para una ruta de un par de horas que para la de varios días, el lugar en el que se desarrolla, como decía antes el calzado para montaña debe ser diferente al de senderismo sin desniveles pronunciados, también de factores personales, por ejemplo el peso, pero lo más importante es que el calzado nos sea cómodo, que nos siente como un guante.

El calzado de senderismo debe de cumplir una serie de requisitos como son la protección, el agarre, transpirabilidad e impermeabilidad, seguridad y comodidad.

Requisitos

Protección

Nuestro calzado tiene que proteger nuestros pies, cuando andamos por el campo es muy fácil darnos golpes con piedras o raíces. Nuestro calzado debe tener una puntera de goma que proteja nuestros dedos, una talonera para proteger la parte trasera del pie, y unas protecciones laterales y del empeine.

Sin estas protecciones nos arriesgamos a lesiones.

Agarre

Todos los zapatos deportivos tienen que tener una suela que nos permita practicar el deporte para el cual está diseñados. Pero en el senderismo hablar de suela, hablamos sobre todo de seguridad, ya que a veces vamos por terrenos que tener una mala suela, quiere decir caída segura.

La suela es la que nos une al terreno, el compuesto de fabricación y su diseño son fundamentales. Tienen que funcionar en diferentes tipos de terrenos y en diferentes condiciones climatológicas.

Existen distintos estándares patentados en función de la marca comercial, la más reconocida son las suelas Vibran, que las utilizan muchas marcas del sector, o las Contagrip, que es de la marca Salomon.

Las suelas comentadas antes van provistas de un dibujo que permite expulsar el barro y pequeñas piedras con facilidad, conservando así el agarre. Son suelas muy resistentes a la abrasión y por tanto muy duraderas. Cuentan además con zonas de distinta dureza y densidad, permitiendo así absorber impactos en la punta o el talón fundamentalmente, evitando que se nos carguen los muslos y las rodillas.

Este es uno de los elementos que empiezan a distinguir un calzado de senderismo de calidad de un calzado deportivo, no específico ni apropiado para esta actividad.

Transpirabilidad / impermeabilidad

Este binomio siempre que hablamos de material de montaña es fundamental.

Tenemos que ir cómodos, seco, sin sobrecalentamientos y para ello se necesita que nuestro calzado transpire, pero también tenemos que protegidos con los elementos, sobre todo con el agua.

La transpirabilidad debería ser irrenunciable, aunque el calzado sea más caro.

Flexibilidad y dureza

Lo ideal es conseguir un equilibrio entre los dos. Se trata de conseguir la máxima comodidad sin sacrificar en exceso la dureza y la resistencia.

En otro post os mostraremos cuales son los tipos de calzado, botas de caña alta, de media caña o zapatillas.

Deja un comentario