Bastones de senderismo: Materiales y partes

Escrito por:

Artículo de Material

Bastones de senderismo: Materiales y partes

En otro artículo anterior, hablamos de los pros y contras que tenía el andar con bastones de senderismo. En este artículo nos vamos a basar en el material de los mismos y en las partes que los componen.

¿De qué material están fabricados?

Los primeros bastones de senderismo eran de madera, hoy todavía se siguen usando, ya que son iguales de útiles, si habéis realizado el Camino de Santiago, todavía podemos ver a muchos peregrinos que los llevan, pero estos bastones están en claro desuso y se van imponiendo bastones más fáciles de transportar e incluso más ligeros, como los de aluminio y carbono.

La gran mayoría de los bastones son de aluminio, que son lo suficientemente ligeros, en trono a los 250 gramos cada uno de ellos, y resistentes para el 90% de los usuarios.

Pero, si para nosotros es muy importante el peso y la resistencia, podemos ir a por los de fibra de carbono, suelen se mucho más ligeros, los hay de 150 gramos, y resistentes, pero eso si, también son mucho más caros.

Si nos vamos a comprar un bastón, podemos encontrarlos desde lo 10 € hasta más de 250 €. Debemos elegir el bastón que cumpla con el objetivo para el que lo necesitamos, no es lo mismo hacer una ruta corta y que sea esporádicamente, que hacer largas rutas de varias horas y por terrenos accidentados, en este caso nos interesará un bastón ligero, resistente y con buena empuñadura, y por lo tanto más caros.

Partes y elementos de los bastones

Empuñadura

Esta parte es la pieza que se encuentra en la parte de arriba del bastón y por la que lo agarramos con la mano. Es una parte importante y se puede encontrar en distintos materiales, corcho, goma o plástico.

A la hora de elegir es preferir decidirse por la que esté hecha de un material que evite el sudor.

Dragonera

Son las cintas que llevan las empuñaduras y sirven para meter la mano y apoyar parte del peso también en la muñeca y así podemos repartir el peso el esfuerzo entre la muñeca y la mano.

También hay dragoneras tipo guante, que nos sirve para llevar el bastón más fijo.

La dragonera nos impide también que se nos pueda caer el bastón al suelo. Es importante que la dragonera se pueda regular en longitud.

En zonas accidentadas y muy complicadas, es recomendable no usarlas para poder agarrarnos rápidamente o utilizar nuestras manos en caso de caída.

Cuerpo del bastón

El cuerpo del bastón suele ser de dos o tres segmentos telescópicos, aunque los hay también enteros, que permiten regular su longitud adaptándola a nuestra altura y a las condiciones del terreno. También nos permite recogerlos completamente para que ocupen muy poco espacio en la mochila.

Los bastones telescópicos tienen un mecanismo de ajuste que permite bloquear la disposición de los segmentos que normalmente son de rosca o con sistema de palanca.

 

Regatón

El regatón es la pieza semiflexible ubicada en la parte inferior del bastón para que disipe los esfuerzos de palanca cundo las puntas se atascan. En el regatón encontramos la punta, que puede ser varios materiales pero las mejores son de carburo o tungsteno, que son más resistentes y facilitan mayor agarre.

 

Partes esenciales e importantes del bastón

Sistema antishock

Para que se reduzcan las vibraciones producidas cada vez que clavamos el bastón en el terreno, muchos modelos incorporan un sistema antishock, que gracias al empleo de unos muelles, estos absorben el impacto. De esta forma al disiparse las vibraciones se minimizan el riesgo de lesiones.

Rosetas

La roseta, sólo y exclusivamente se utiliza en terrenos blando, para impedir que el bastón se hunda más de lo debido (barro, nieve, arena de playa, …).

Conteras

Las conteras son unas piezas de caucho o goma que se pueden colocar sobre las puntas para reducir las vibraciones de los bastones en terrenos muy duros, como rocas o asfalto. También sirven de protección cuando el bastón están plegados y no lo estamos utilizando.