7 razones para hacer senderismo

Escrito por:

Artículo de Opinión

7 razones para hacer senderismo

Después de un mes de diciembre y un inicio de año intenso, en el que no he podido salir al campo todo lo que quisiera, empezamos con el primer post de la sección de OPINIÓN, aunque ya hay uno escrito en el que os presentaba la nueva sección, este lo podemos considerar como el primero en el que de verdad escribo mi opinión al respecto.

Como os decía anteriormente el último mes del año ha sido intenso de viajes y de actividades debido a mi cargo en la Federación de Scouts Católicos de Andalucía, he estado en la provincia de Huelva dos veces, una en Moguer con un encuentro y después en el Rocío, de campamento con mi Grupo Scout. Además he estado en Palencia y en Salamanca, y todo ello con la Navidad entre medio, así que fines de semana he tenido pocos libres y no he salido a practicar senderismo todo lo que me hubiese gustado.

Pues lo que me toca hoy es escribiros sobre los motivos que encuentro para hacer senderismo, motivos pueden ser muchos, yo sólo voy a escribir sobre siete que son los que yo le doy más importancia, y son estos:

1. Me encanta estar en contacto con la naturaleza

Si te gusta la naturaleza, el senderismo es la actividad perfecta, te sorprenderá la vida que hay cerca de tu localidad. Te hará olvidar el bullicio y el gris cemento de la ciudad, respirarás aire puro, y podrás escuchar los maravillosos sonidos que el campo nos da.

2. Estar en forma

Aunque no lo creas el hacer senderismo es uno de los mejores deportes que podemos hacer. Nuestro cuerpo, por ejemplo, no sufre tanto como cuando hacemos running, sobre todo nuestras rodillas, y además estamos durante mucho tiempo en movimiento, como ves en nuestras rutas y senderos tenemos rutas que van desde los pocos minutos hasta horas, además podemos hacer algunas de varios días.

3. Descubres nuevos rincones

Cada ruta es diferente, y cada vez que hagamos la misma ruta iremos descubriendo sitios nuevos que en la anterior vez no habíamos visto o exploraremos nuevos rincones o caminos. Cada senda que hagamos descubriremos nuevos paisajes.

4. Despeja la mente

Yo, como me definen algunos, soy antisocial, no me gustan mucho las aglomeraciones, cosa que no estoy de acuerdo. Como decía yo normalmente la ruta la hago o solo o en compañía de pocos, y la verdad es que me viene muy bien para despejar la mente.

De hecho, acorde con un estudio realizado, caminar 90 minutos por un entorno natural tiene un gran impacto sobre nuestro ánimo, reduciendo el estrés, la preocupación y la tristeza. Por el contrario, realizar la misma caminata por la ciudad no surte ningún efecto en nosotros.

Pues ya sabéis si queréis despejar la mente, ¡vete al campo!.

5. Es una actividad no competitiva

En el senderismo no se compite, en el senderismo lo que prima más es el compañerismo, cuando hacemos una ruta con más gente, nos adaptamos a los que peor andan aunque para nosotros sea peor. Hacer senderismo es una buena forma de pasar un buen rato con la familia o con amigos.

Además establecemos nuevas amistades o simplemente crea vinculos con otros senderistas que nos pueden ayudar en algunos momentos, por ejemplo, al indicarnos como está la ruta, …

6. Te hace sentir mejor contigo mismo

Cuando hacemos senderismo, aunque sea una ruta muy corta nos hace sentirnos mejor con nosotros mismos, ya que siempre nos superamos y si le agregas el orgullo y el buen humor que te invade si fuiste capaz de superar una travesía exigente y pasar todo el día en un entorno natural, tu cuerpo y tu mente te lo agradecerán infinitamente.

7. La mejor recompensa es cuando llegas al final de la ruta

Pues de esto no hay nada que decir, ese bocadillo que te comes cuando terminas una ruta, compartiendo con los que has hecho las experiencias y anécdotas.

El llegar a casa y empezar a preparar la siguiente salida aunque no puedas moverte de lo cansado que estás, …

Así que nuestra recomendación es la siguiente: elige un fin de semana, vete a un entorno rural y haz una ruta de senderismo desconectando y alejándote del ruido de la ciudad y de las nuevas tecnologías. ¿No apetece?